Este sitio está optimizado para funcionar en la vista horizontal. Por favor, gire su dispositivo antes de continuar.

Vikan.com
Amit M. Kheradia
Amit M. Kheradia
Environmental Health and Sanitation Manager

Aspectos esenciales del saneamiento de desagües en instalaciones destinadas a la producción de alimentos

 
Los desagües pueden presentar desafíos específicos para los esfuerzos globales de saneamiento en las plantas alimentarias. Un estudio financiado por el Reino Unido y llevado a cabo por CampdenBRI reveló que al menos el 25 % de las muestras tomadas en desagües de áreas de producción de alimentos de alto riesgo listos para el consumo dieron positivo para la bacteria L. monocytogenes. Los desagües pueden actuar como zonas de acumulación y anidación de contaminantes tales como patógenos microbianos y biopelículas. Desde ahí, estos contaminantes pueden crecer y propagarse a otros espacios de las instalaciones para finalmente alcanzar los productos alimentarios.

Es más, los desagües sucios o con una higiene deficiente tienen el potencial de causar problemas de plagas en la planta. También pueden obstruirse y formar un charco de agua y contaminantes, con el consiguiente riesgo para la seguridad y la salud. Un buen diseño de los desagües, su limpieza y desinfección regulares y un buen mantenimiento son fundamentales para lograr un mejor saneamiento.

El modo adecuado de limpiar los desagües puede venir determinado en gran medida por su diseño. Dos de los tipos más comunes son los desagües de zanja y los de pozo.

 

Prácticas recomendadas para la limpieza de desagües de zanja

  1. Asegúrese de que los recursos destinados a saneamiento sean adecuados: Cerciórese de que todos los empleados conozcan los principios fundamentales del saneamiento, hayan recibido formación, posean las competencias debidas y dispongan del EPI, los utensilios de limpieza, las sustancias químicas y demás elementos adecuados para limpiar correctamente los desagües. Asegúrese de instalar la señalización adecuada para avisar al resto de personas de la planta durante el desarrollo de las tareas de saneamiento.

  2. Lleve a cabo los preparativos preliminares: Inspeccione los desagües, retire las tapas y colóquelas a un lado. Retire los residuos de mayor tamaño de los sumideros y deposítelos en un contenedor específico. Puede usar varios utensilios para esta limpieza previa, como, por ejemplo:
    - Recogedores y escobas para retirar los residuos secos sueltos alrededor de los desagües.
    - Raspadores para retirar los residuos más difíciles e incrustados.
    - Jaladores para eliminar los charcos de agua alrededor de los desagües.
    Enjuague la suciedad y los residuos restantes de las tapas de los desagües y los sumideros usando agua potable a baja presión.

  3. Fregado y limpieza a fondo: Las tapas de los desagües se limpian mecánica o manualmente usando cepillos adecuados, detergente y agua. Asegúrese de que tanto la temperatura como la acción mecánica, la resistencia química y el tiempo dedicado sean suficientes para limpiar las superficies y eliminar suciedad y bacterias. Las superficies internas y los bordes de los sumideros pueden limpiarse con un cepillo para limpiar desagües de mango largo.

  4. Enjuague final e inspección: Una vez completado el trabajo, enjuague los utensilios de limpieza, las tapas de los desagües y los sumideros usando agua potable a baja presión. Inspeccione las superficies para asegurarse de que estén limpias. Vuelva a colocar las tapas y, usando un jalador, elimine por el desagüe cualquier agua sobrante.

  5. Desinfecte el desagüe: Aplique desinfectante al desagüe siguiendo las instrucciones del fabricante en la concentración y durante el tiempo de contacto indicados. Usando un jalador, elimine los líquidos sobrantes según proceda.


Prácticas recomendadas para la limpieza de desagües de pozo

Usando los recursos de saneamiento adecuados según se ha mencionado, retire los residuos más gruesos y enjuague la tapa con agua a baja presión. Retire la tapa del desagüe y la trampa antiolores y sumérjalas en un baño de detergente siguiendo las instrucciones del fabricante.

Tras un cambio de guantes, se deberán retirar los residuos directamente del desagüe. Enjuague este después con agua potable a baja presión para eliminar cualquier otro resto. A continuación, los trabajadores deberán fregar y limpiar a fondo el desagüe usando utensilios de limpieza manuales como cepillos para tubos y tuberías. Tras ello, será necesario llevar a cabo un enjuague final, una inspección y una desinfección de todas las superficies y piezas desmontadas antes de volver a montarlas. Una vez colocadas de nuevo la trampa y la tapa, se deberán enjuagar con agua limpia a baja presión y luego desinfectarse. Elimine todo el líquido sobrante usando un jalador.

 

Consejos generales para la limpieza de desagües

Los desagües sucios en zonas destinadas al procesamiento de alimentos o cerca de equipos usados en su manipulación resultan prioritarios a la hora de crear un plan de limpieza, ya que pueden contaminar los productos alimentarios. Puesto que los utensilios de limpieza para desagües se ubicarán en un área donde también haya utensilios destinados al contacto con alimentos, es preferible que estén codificados por color para evitar la contaminación cruzada. Al no existir ningún estándar establecido, los utensilios pueden ser de cualquier color identificable, pero recomendamos usar el negro en aquellos destinados a la limpieza de desagües.

Además, estos utensilios para desagües deben almacenarse aparte. Recomendamos tableros de sombras o soportes de pared codificados por color. Limpie, desinfecte y seque los utensilios para desagües después de cada uso, y luego almacénelos en una ubicación designada para ello.

Sugerimos que las plantas cuenten con un buen programa para la gestión de los utensilios destinados a la limpieza de desagües y suelos. Este programa debería contemplar la selección, el uso y el mantenimiento de aquellos desde su limpieza hasta su almacenamiento, pasando por su inspección y su sustitución.

Los utensilios para desagües idóneos poseen las siguientes características:

  1. Tienen una construcción duradera, con cerdas rígidas.

  2. Son resistentes al calor y las sustancias químicas, y capaces de soportar tensiones durante el uso si se usan temperaturas de agua mayores y sustancias químicas más agresivas.
  3. Son preferiblemente de una sola pieza y/o cuentan con un diseño higiénico.

  4. Son ergonómicos y fáciles de usar por los empleados (tanto por la longitud de su mango como por su agarre, peso, etc.).

En caso de duda, recuerde que no todos los desagües se han creado de igual manera; las instrucciones del fabricante pueden ser un buen punto de partida al desarrollar su programa de saneamiento.

Vikan proporcionan una amplia gama de utensilios y soluciones para desagües que se han usado con éxito en instalaciones alimentarias y zonas donde la higiene resulta crítica. Para obtener más información, visite nuestro sitio web.

 


Bibliografía seleccionada: